Nueva Técnica: Eliminación de hormigón estructural con agua a alta presión.

Qué es la Hidrodemolición?  www.hidrodemolicion.es

Hidrosaneo en una EDAR

 La técnica consiste en la utilización del chorro de agua a alta presión como herramienta de demolición o extracción selectiva de hormigón.

El agua a alta presión penetra en el entramado poroso del hormigón, generando tensiones internas suficientes que provocan micro-estallidos superficiales en la zona de incidencia directa del chorro.

Por tanto, la hidrodemolición no es efectiva por la fuerza y repetición de impactos, como las antiguas e indiscriminadas herramientas percutoras, sino por la generación de innumerables micro-estallidos, provocados por efecto de la presión del agua, en la superficie de determinados materiales porosos, como el hormigón. El resto de elementos internos de la estructura, como pueden ser armaduras, cables, tensores, etc. metálicos y no porosos permanecen intactos. Además, las percutoras no llegan a superficies profundas, por lo que si el daño se encuentra ahí no lo repara, mientras que la hidrodemolición interviene en superficies profundas sin dañar lo que esté en buenas condiciones.



Ventajas del agua a alta presión

Las superficies resultantes están limpias, con ausencia de adyacentes debilitados o microfisurados, como sería el caso de una demolición mediante impacto con martillos neumáticos, y rugosa, lo cual facilita en gran medida las posteriores operaciones de reparación o refuerzo.

De hecho, el porcentaje de fallos por una mala preparación del soporte es del orden del 38 % cuando se emplea chorro de arena, del 31 % cuando se deja la superficie obtenida con martillos manuales y de tan solo el 7 % cuando se utilizan técnicas de hidrodemolición.

Las armaduras, por otra parte, quedan en su posición y estado originales, sin haber sufrido daño alguno, lo que evita las complicadas operaciones que muchas veces hay que acometer de anclajes químicos, soldaduras, etc. y además:

  • No genera vibraciones.
  • No produce fisuraciones.
  • No deforma la armadura.
  • Contacto hormigón-barra garantizado.
  • Elimina la corrosión en el armado.
  • Totalmente controlable.
  • Altos rendimientos.

Estas ventajas convierten a la hidrodemolición en la mejor alternativa frente a los antiguos sistemas de demolición, dañinos para el armado e indiscriminados para el resto del hormigón estructural.



Campos de Aplicación

La hidrodemolición puede utilizarse en todo tipo de aplicaciones de demolición o rehabilitación estructural, estando especialmente indicada en aquellas situaciones en las que sea importante la ausencia de vibraciones.

Ejecución de estructuras de hormigón:

-  Retirada de hormigón no conforme. Bien por baja resistencia, interrupciones de hormigonado, afectadas por la desecación o la helada, etc...
- Demolición en fuste y cabezas de pilotes.
- Ejecución de rozas (necesarias para unión de forjados con muros pantalla)
- Reparación de coqueras y nidos de grava.
- Fallos en anclajes de pretensado.

Reparación de estructuras:
Reparación de losa

El éxito de la reparación efectuada sobre elementos estructurales está íntimamente relacionada con la calidad y preparación del soporte.

- Retirada de hormigón afectado por fuego durante un incendio.
- Reparación de zonas afectadas por corrosión, tanto por carbonatación como por cloruros.
- Reparación de capas de rodadura.

Ampliación de estructuras existentes:

Más habitual en tableros de puentes (la diferencia de resultados y de trabajo entre una demolición  tradicional  y  una hidrodemolición son evidentes.


Otras soluciones
Cirugía del hormigón,  sin vibración.
Corte hidroabrasivo.
Regeneración de drenes.
Limpiezas de superficies. 
Y un largo etc...


Corte frio o Hidrocorte Abrasivo

Es el método más eficaz y eficiente de extracción de hormigón en estructuras críticas. En EEUU, Japón o Suecia, es el único método permitido por las Administraciones Públicas para la extracción de hormigón y reparaciones en estas estructuras debido a la gran calidad en sus resultados.