La importancia de la reparación del hormigón

Para evaluar objetivamente los daños que ha sufrido una estructura es necesario determinar las causas que los provocaron. Los daños pueden ser el resultado de un mal diseño, mano de obra deficiente, acción abrasiva mecánica, erosión debida a la acción hidráulica, ataques químicos, reacciones químicas inherentes a la mezcla de hormigón, exposición a sales, corrosión de los metales embebidos, o exposición prolongada a algún otro ambiente desfavorable.
La norma europea EN 1504 (Productos y sistemas para la reparación y protección de estructuras de hormigón) trata todos los aspectos del proceso de reparación y/o protección de estructuras de hormigón.

Cualquiera que sea la causa, es fundamental establecer la extensión de los daños y determinar si el hormigón tiene calidad suficiente para justificar la realización de reparaciones en dicha estructura. 
Teniendo en cuenta esta información, se seleccionan el tipo y la extensión de las reparaciones a realizar. Este paso es muy importante ya que requiere conocimiento del tema y capacidad profesional de decisión por parte del ingeniero. Si los daños son consecuencia de la exposición moderada de un hormigón que desde el inicio era de calidad inferior, su reemplazo por hormigón de alta calidad debería asegurar resultados duraderos. Por el contrario, si el hormigón eliminado era de buena calidad, el problema se vuelve más complejo. En este caso se necesita un hormigón de alta calidad, o bien modificar las condiciones de exposición.
En la reparación de un hormigón enfermo provocado por la corrosión de la armadura, el problema no se resolverá simplemente reemplazando el hormigón deteriorado y restableciendo el recubrimiento original sobre las armaduras. Todo material dañado o disgregado debe ser retirado hasta la obtención de un paramento consistente, para lo cual debe ser convenientemente tratado. 
Con tan solo agua a alta presión se consigue eficazmente el saneo de todo el hormigón enfermo, además de la limpieza con agua dulce de la corrosión presente en sus armados. Todo ello, sin causar vibraciones, fisuras y otros daños en el hormigón sano, que conllevarían nuevas intervenciones en un corto espacio de tiempo.
Si quieres saber más de todas las aplicaciones que tiene esta técnica puedes encontrarlo en www.hidrodemolicion.es



El equipo de HIDRODEMOLICIÓN



2 comentarios:

  1. El buen trabajo como única fórmula para la prevención de riesgos. ¡Excelente post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es imprescindible el mantenimiento de las estructuras de hormigón para no llegar a situaciones críticas en las que hay que demoler toda la estructura. Hoy en día sabemos que es dificil por la situación económica que tenemos, pero hay que concienciar de que esto es necesario!!!
      Muchas gracias por tu comentario!

      Eliminar