Los efectos de las técnicas de impactos mecánicos

Los métodos mecánicos, tales como pistoletes, martillos hidráulicos, martillos neumáticos y fresadoras, rompen el hormigón al impactar contra la superficie. Estos procedimientos aplastan la superficie, fracturan y dividen el árido grueso, creando micro-fracturas en la estructura. La ventaja de los martillos es, aparentemente, el bajo coste que supone el proceso, pero en realidad estas reparaciones aumentan exponencialmente los daños a la estructura y los riesgos de que se colapse. Como resultado, la capacidad del soporte fracturado para proporcionar una unión duradera con el material de reparación se ve comprometida, lo que requiere un segundo paso de preparación de la superficie para eliminar la región dañada.
Por otra parte, los métodos de impacto pueden dañar la armadura, dejándolas retorcidas, y elementos metálicos embebidos tales como conductos, postes y conectores, etc. Además transmiten vibraciones a través de la armadura, lo que pueden causar más fisuración, deslaminación del soporte, y la pérdida de unión entre la armadura y el hormigón existente.

Otro método de reparación muy habitual es el uso de fresadoras y escarificadoras. Aunque en algunos casos estas máquinas son muy adecuadas (sobre todo cuando se trata de retirar una capa fina de hormigón) hay muchas situaciones en las que su uso no es posible, por ejemplo cuando hay que dejar la armadura vista o retirar hormigón que está detrás de la armadura. En estos casos, las fresadoras pueden romper el soporte y lo que es más grave, arrancar la armadura, lo que obliga a un nuevo refuerzo del tablero.

Si quieres saber más de todas las aplicaciones que tiene esta técnica puedes encontrarlo en www.hidrodemolicion.es



El equipo de HIDRODEMOLICIÓN

No hay comentarios:

Publicar un comentario