Report 6: Recrecido de un muro en el depósito digestor de una planta de Tratamiento de R.S.U. (Barcelona)

En las actuaciones de rehabilitación estructural de los edificios conviene especificar claramente el objetivo técnico que se pretende conseguir con la intervención propuesta. Se pueden distinguir los tres planteamientos siguientes:


     1. La recuperación de la capacidad portante inicial del elemento a rehabilitar.

     2. El aumento de la capacidad portante del elemento sobre el que se interviene, equivalente a lo que habitualmente se interpreta como el refuerzo del elemento dañado.
     3. La sustitución funcional del elemento por un nuevo elemento que asume en su totalidad la capacidad portante requerida, sin que ello signifique necesariamente la extracción del elemento a rehabilitar.

Evidentemente, la elección entre estos tres planteamientos depende de las exigencias mecánicas requeridas y de la capacidad del elemento objeto de la intervención para alcanzarlas.

En este caso que tratamos, lo que se requirió fue el aumento de la capacidad portante del elemento, en la que la unión con el nuevo muro era imprescindible. El esfuerzo a rasante que se consigue con el uso de la hidrodemolición es muy superior a lo que se indica en la norma, como podréis ver a continuación, gracias a la restauración de su monolitismo.
Si quieres saber más de todas las aplicaciones que tiene esta técnica puedes encontrarlo en www.hidrodemolicion.es



El equipo de HIDRODEMOLICIÓN

No hay comentarios:

Publicar un comentario