La hidrodemolición: método de demolición más inofensivo

Con el énfasis actual en la eficiencia, la rentabilidad y la seguridad y salud, la hidrodemolición ofrece un sistema de eliminación y reparación del hormigón que se ajusta a las condiciones de trabajo requeridas en la actualidad.


El ruido ensordecedor de los martillos neumáticos sigue siendo una característica de las obras de construcción. Sin embargo, en los últimos años la utilización de robots de hidrodemolición ha demostrado ser tan extraordinariamente eficaz que muchos contratistas y organizaciones del sector público están invirtiendo en este sistema gracias a todas las ventajas que ofrece.



Algo común entre todas las estructuras (obra civil y edificación) de hormigón es la necesidad de mantenimiento y reparación, siendo necesaria su reparación de 15 a 25 años de su ciclo de vida. 

Las razones más comunes del deterioro del hormigón son la reacción álcali sílice, la corrosión causada por el salitre, el daño físico del tráfico, los efectos debilitadores del ciclo de congelación-descongelación, los cloruros de la carbonatación y la corrosión de la armadura.
Para llevar a cabo este tipo de reparaciones, existen principalmente dos métodos: el uso de martillos neumáticos y la hidrodemolición.

Los martillos neumáticos representan una baja inversión inicial, pero requieren mano de obra intensiva y, sobre todo, presentan muchas desventajas, como por ejemplo causar daños a la armadura picándola y torciéndola además de dejarla oxidada. A esto hay que añadir que no es un método de eliminación selectivo, eliminando TODO el hormigón, tanto el deteriorado como el que se encuentra en buen estado por igual y dejando una superficie de unión insuficiente. Además, las vibraciones pueden crear fisuras adicionales y causar tensión en la estructura y en los operarios por igual.
Demolición mediante martillo neumático

Síndrome de vibración mano/brazo
Uno de los factores de riesgo de naturaleza física es la energía mecánica oscilatoria, que en el caso particular de que se transmita hacia los segmentos superiores del cuerpo humano da lugar al riesgo por vibraciones de tipo mano-brazo.

El trabajo con máquinas manuales, pueden exponer las extremidades superiores de los trabajadores a niveles vibracionales susceptibles de causar daños de diversa naturaleza a medio o largo plazo.

Puede haber una importante transmisión de la vibración a otras partes del cuerpo y, por tanto, los efectos adversos motivados por las vibraciones no se restringen sólo a la pequeña área en contacto con la fuente de vibración.

La hidrodemolición, por el contrario, evita el problema médico que tan a menudo afecta a los operarios de los martillos neumáticos. Conocido como el síndrome de vibración mano-brazo, puede dar origen a alteraciones vasculares, alteraciones neurológicas y a trastornos musculoesqueléticos causadas por el trabajo con herramientas o máquinas vibratorias. Puede conllevar a un dolor considerable que impide poder trabajar durante un tiempo o incluso puede resultar con una incapacidad permanente.

Una enfermedad relacionada es la enfermedad del dedo blanco inducido por vibraciones, utilizado para describir daños en la circulación en los dedos. Esto conduce a períodos de adormecimiento en los dedos, que puede ser doloroso y peligroso para el operario.

La hidrodemolición, sin embargo, es en gran medida una herramienta para las necesidades actuales. Los principales beneficios que presenta son: sistema de eliminación selectiva, sin originar fisuras o grietas, sin contaminación de polvo, dejando una superficie de unión superior a la de otros métodos de demolición, y sobre todo, sin dañar las armaduras de refuerzo. De hecho, este método puede ser utilizado para limpiar las armaduras de polvo y hormigón. A esto, habría que añadir un rendimiento de trabajo superior a otros sistemas, los ahorros sustanciales en materia de trabajo, y la calidad de los acabados tras la hidrodemolición, por lo que es lógico que este método de eliminación del hormigón sea cada vez más popular.
Waterjetting o hidrolimpieza de armaduras

Beneficios de la HIDRODEMOLICIÓN
La utilización de la hidrodemolición beneficia tanto a operario como a terceros, así como a la gente que vive y trabaja en los alrededores de la obra. El riesgo del polvo de sílice y otras partículas quedan atrapadas en el agua de escorrentía, y se evitan las lesiones causadas por las constantes vibraciones y del trabajo pesado del martillo neumático. 
Hidrodemolición de cimentación
Como bien sabéis, el robot de hidrodemolición usa agua a alta presión, la cual es dirigida a la superficie del hormigón donde penetra a través de los poros y las microfisuras que presenta el hormigón. Cuando la presión del agua dentro de los poros supera la resistencia del hormigón, se produce una "explosión". Esto quiere decir que la hidrodemolición puede ser utilizada para llevar a cabo la eliminación de una manera controlada. La eliminación selectiva es uno de los principios básicos de la hidrodemolición, eliminando únicamente la cantidad de hormigón necesaria para la reparación, dejando el hormigón sano y las armaduras o elementos metálicos intactos.

La hidrodemolición también proporciona una superficie de unión inmejorable. Los martillos de impacto tienden a dejar una superficie plana, pero el chorro de agua proporciona una superficie con picos y valles que proporcionan agarre. Pruebas independientes han demostrado que la unión es al menos de un 50% más alta que la de una superficie preparada con máquinas de martillos neumáticos o chorro de arena.
Detalle de hidrodemolición dejando el cobre intacto
Como la hidrodemolición no transmite vibraciones, no hay riesgo de que el área tratada reciba ningún impacto o daños por vibración. Sin embargo, es necesario aclarar que si al hidrodemoler una determinada zona de hormigón el agua eyectada sale a una gran distancia de donde se está chorreando, esto es causado porque anteriormente se ha tratado esa superficie con medios mecánicos provocando fisuras a lo largo de la estructura y rompiendo la unión hormigón/barra.

Cuando las armaduras u otros elementos metálicos embebidos en el hormigón son golpeados por un martillo neumático, las vibraciones se transmitirán profundamente a lo largo de la estructura llegando incluso a las zonas de hormigón en buen estado. El resultado: micro-fracturas y ruptura de la unión hormigón/barra, originando en el futuro problemas al sustituir el hormigón.

Si quieres saber más de todas las aplicaciones que tiene esta técnica puedes encontrarlo en www.hidrodemolicion.es 


Laura Llorente
Equipo de HIDRODEMOLICIÓN

La hidrodemolición: método de demolición más inofensivo

Con el énfasis actual en la eficiencia, la rentabilidad y la seguridad y salud, la hidrodemolición ofrece un sistema de eliminación y reparación del hormigón que se ajusta a las condiciones de trabajo requeridas en la actualidad.


El ruido ensordecedor de los martillos neumáticos sigue siendo una característica de las obras de construcción. Sin embargo, en los últimos años la utilización de robots de hidrodemolición ha demostrado ser tan extraordinariamente eficaz que muchos contratistas y organizaciones del sector público están invirtiendo en este sistema gracias a todas las ventajas que ofrece.



Algo común entre todas las estructuras (obra civil y edificación) de hormigón es la necesidad de mantenimiento y reparación, siendo necesaria su reparación de 15 a 25 años de su ciclo de vida. 


Las razones más comunes del deterioro del hormigón son la reacción álcali sílice, la corrosión causada por el salitre, el daño físico del tráfico, los efectos debilitadores del ciclo de congelación-descongelación, los cloruros de la carbonatación y la corrosión de la armadura.
Para llevar a cabo este tipo de reparaciones, existen principalmente dos métodos: el uso de martillos neumáticos y la hidrodemolición.

Los martillos neumáticos representan una baja inversión inicial, pero requieren mano de obra intensiva y, sobre todo, presentan muchas desventajas, como por ejemplo causar daños a la armadura picándola y torciéndola además de dejarla oxidada. A esto hay que añadir que no es un método de eliminación selectivo, eliminando TODO el hormigón, tanto el deteriorado como el que se encuentra en buen estado por igual y dejando una superficie de unión insuficiente. Además, las vibraciones pueden crear fisuras adicionales y causar tensión en la estructura y en los operarios por igual.
Demolición mediante martillo neumático

Síndrome de vibración mano/brazo
Uno de los factores de riesgo de naturaleza física es la energía mecánica oscilatoria, que en el caso particular de que se transmita hacia los segmentos superiores del cuerpo humano da lugar al riesgo por vibraciones de tipo mano-brazo.

El trabajo con máquinas manuales, pueden exponer las extremidades superiores de los trabajadores a niveles vibracionales susceptibles de causar daños de diversa naturaleza a medio o largo plazo.

Puede haber una importante transmisión de la vibración a otras partes del cuerpo y, por tanto, los efectos adversos motivados por las vibraciones no se restringen sólo a la pequeña área en contacto con la fuente de vibración.

La hidrodemolición, por el contrario, evita el problema médico que tan a menudo afecta a los operarios de los martillos neumáticos. Conocido como el síndrome de vibración mano-brazo, puede dar origen a alteraciones vasculares, alteraciones neurológicas y a trastornos musculoesqueléticos causadas por el trabajo con herramientas o máquinas vibratorias. Puede conllevar a un dolor considerable que impide poder trabajar durante un tiempo o incluso puede resultar con una incapacidad permanente.

Una enfermedad relacionada es la enfermedad del dedo blanco inducido por vibraciones, utilizado para describir daños en la circulación en los dedos. Esto conduce a períodos de adormecimiento en los dedos, que puede ser doloroso y peligroso para el operario.

La hidrodemolición, sin embargo, soluciona las necesidades actuales. Los principales beneficios que presenta son: sistema de eliminación selectiva, sin originar fisuras o grietas, sin contaminación de polvo, dejando una superficie de unión superior a la de otros métodos de demolición, y sobre todo, sin dañar las armaduras de refuerzo. De hecho, este método puede ser utilizado para limpiar las armaduras de polvo y hormigón. A esto, habría que añadir un rendimiento de trabajo superior a otros sistemas, los ahorros sustanciales en materia de trabajo, y la calidad de los acabados tras la hidrodemolición, por lo que es lógico que este método de eliminación del hormigón sea cada vez más popular.
Waterjetting o hidrolimpieza de armaduras

Beneficios de la HIDRODEMOLICIÓN
La utilización de la hidrodemolición beneficia tanto a operario como a terceros, así como a la gente que vive y trabaja en los alrededores de la obra. El riesgo del polvo de sílice y otras partículas quedan atrapadas en el agua de escorrentía, y se evitan las lesiones causadas por las constantes vibraciones y del trabajo pesado del martillo neumático. 
Hidrodemolición de cimentación
Como bien sabéis, el robot de hidrodemolición usa agua a alta presión, la cual es dirigida a la superficie del hormigón donde penetra a través de los poros y las microfisuras que presenta el hormigón. Cuando la presión del agua dentro de los poros supera la resistencia del hormigón, se produce una "explosión". Esto quiere decir que la hidrodemolición puede ser utilizada para llevar a cabo la eliminación de una manera controlada. La eliminación selectiva es uno de los principios básicos de la hidrodemolición, eliminando únicamente la cantidad de hormigón necesaria para la reparación, dejando el hormigón sano y las armaduras o elementos metálicos intactos.

La hidrodemolición también proporciona una superficie de unión inmejorable. Los martillos de impacto tienden a dejar una superficie plana, pero el chorro de agua proporciona una superficie con picos y valles que proporcionan agarre. Pruebas independientes han demostrado que la unión es al menos de un 50% más alta que la de una superficie preparada con máquinas de martillos neumáticos o chorro de arena.
Detalle de hidrodemolición dejando el cobre intacto
Como la hidrodemolición no transmite vibraciones, no hay riesgo de que el área tratada reciba ningún impacto o daños por vibración. Sin embargo, es necesario aclarar que si al hidrodemoler una determinada zona de hormigón el agua eyectada sale a una gran distancia de donde se está chorreando, esto es causado porque anteriormente se ha tratado esa superficie con medios mecánicos provocando fisuras a lo largo de la estructura y rompiendo la unión hormigón/barra.

Cuando las armaduras u otros elementos metálicos embebidos en el hormigón son golpeados por un martillo neumático, las vibraciones se transmitirán profundamente a lo largo de la estructura llegando incluso a las zonas de hormigón en buen estado. El resultado: micro-fracturas y ruptura de la unión hormigón/barra, originando en el futuro problemas al sustituir el hormigón.

Si quieres saber más de todas las aplicaciones que tiene esta técnica puedes encontrarlo en www.hidrodemolicion.es 


Laura Llorente
Equipo de HIDRODEMOLICIÓN

DEFECTOS EN ESTRUCTURAS DE HORMIGÓN (COQUERAS) Parte 2

3. Métodos de reparación
Como ya muchos sabréis y habréis leído en nuestro anterior post sobre coqueras, queremos dar unas posibles soluciones óptimas abordando este defecto del hormigón con hidrodemolición.



Las coqueras son defectos de acabado visibles en la superficie del hormigón caracterizado por la existencia de zonas en las que no existen ni arena ni mortero. Por regla general, las consecuencias de las coqueras comprometen la durabilidad de la obra y dejan las puertas abiertas a las agresiones exteriores, acelerando la carbonatación de sus armaduras o reduciendo la resistencia al hielo/deshielo.

Una vez aparecen, rápidamente son escondidas bajo la placa de encofrado nuevamente. Con cierta vergüenza, se establece la ley del silencio hasta que se encuentre una excusa y la posible solución.

Primero hay que buscar la causa, pues nadie se explica cómo ha podido ocurrir tal hecho.  ¿La planta cementera?, ¿el vibrador?, ¿vertido a gran altura?, ¿el calculista, ya que dispone tanto acero que es imposible que cuele el hormigón?, etc.


En segundo lugar, buscar una solución. Tiene que ser discreta, rápida, y ante todo muy económica. Para ello, con nocturnidad y alevosía, operarios de la propia obra limpiarán el área afectada y lo rellenarán con un mortero común muy fluido e intentarán dejar un acabado lo más parecido al resto de la obra.

Con suerte, si el mortero aplicado no se descuelga ni se fisura, se dará por finiquitado y resuelto el contratiempo.

Existe otro procedimiento si el error ha trascendido y el Control de Calidad ha tomado cartas en el asunto. Entonces, lo normal será encontrar un especialista que repare el problema y nos ofrezca unas garantías que tranquilicen a la D.F.

Dentro de los especialistas posibles, importante, se toma como prioritario el tercer punto de la solución: el más barato...

El especialista, que llevará aplicando productos Sika toda su vida y que hace poco ha descubierto los morteros de cuarta generación con nanotecnología, nos ofrecerá un "sistema de reparación", el cual incluirá el saneo con pistolete de bajo impacto, la limpieza con agua a presión o con chorro de arena, la aplicación de un pasivante en las armaduras, un mortero de regeneración y un acabado con mortero estético que simule el aspecto del hormigón.

Algunos, incluso, que nos siguen desde hace tiempo y que han oído campanas, emplearán en el saneo una bomba de agua a alta presión a 600 bar o más y asegurarán realizar hidrodemolición...

Coqueras de mayor importancia frente a coqueras superficiales
Hasta ahora, el problema se soluciona en obra rápidamente si el control de calidad pasa por alto su importancia y la extensión de las coqueras es pequeña. La eliminación del las partes sueltas con un simple pistolete y la reposición de un mortero de reparación suelen ser más que suficientes para tapar y olvidar el problema.

Pero, si por el contrario los defectos pueden mostrarse como peligrosos para el futuro de la construcción debido a su extensión o lo ha determinado la D.F. tras su inspección, hay que proceder cuanto antes a la eliminación de la parte afectada hasta su totalidad para, más tarde, rehacer esa parte de la estructura. Sin embargo, muchas veces es muy complicado evaluar la totalidad de las coqueras existentes, ya que en el caso de que existan en el interior de la estructura no pueden ser vistas y como consecuencia tratadas. Es por ello la gran importancia que tiene un tratamiento superficial de alta calidad. Ahí es donde entra la hidrodemolición

Con esta técnica no solo deja una superficie rugosa ideal para el agarre del nuevo material, sino que nos indica la extensión de la coquera por muy interior que sea, puesto que el agua siempre busca una salida y deja marca a su paso. Si esto ocurre, esto nos indica que lo que se creía inicialmente como coquera superficial pasa a mayor nivel y es necesario repararlo.



A continuación os mostraré algunos casos en los que se puede ver el antes y el después de nuestra intervención:

3.1. Viga
Previo


Posterior



3.2. Viga prefabricada reforzada con fibras de acero
Además de la rugosidad de la superficie, deja intactas las fibras de refuerzo de acero.

3.3. Pila
Previo


Posterior


3.4. Muro de carga
Previo


Posterior



3.5. Pilar
Previo
Posterior


¿Qué os parece? ¡Se aceptan sugerencias! En los próximos post hablaremos del las recomendaciones en el procedimiento de actuación.

Más ejemplos de coqueras


Aportación de imágenes de 
Más info sobre coqueras en elblogdeapa

Si quieres saber más de todas las aplicaciones que tiene esta técnica puedes encontrarlo en www.hidrodemolicion.es

Laura Llorente Equipo de HIDRODEM