Apertura de galerías en presas con hidrodemolición

Como parte de los trabajos de refuerzo o rehabilitación, la ejecución de obras en los cimientos de las presas (reforzar la capacidad de drenaje, instalación o mejora de la monitorización de la presa) puede inducir la necesidad de ampliar una galería existente, o incluso crear una nueva.

Para ello, existen varias alternativas, como son el empleo del martillo neumático, cementos expansivos, explosivos y, finalmente, la hidrodemolición.

El uso de martillos neumáticos en estructuras sensibles como una presa provoca vibraciones a lo largo de la estructura, por lo que resulta impensable emplearlo en las zonas más superficiales debido al riesgo de creación de grietas, fisuras y zonas de debilidad que pueden provocar el colapso de la estructura.
Análisis de las fisuras originadas por el empleo de martillos neumáticos
Los cementos expansivos necesitan una fuente de calor externo para producir la perforación. El mecanismo de fragmentación del hormigón provocado por las presiones ejercidas dentro del barreno por el cemento expansivo, no siguen un patrón definido, sino que siempre va a estar condicionado por las zonas de debilidad existentes en la zona a demoler que son desconocidas, pudiendo crear daños fuera del área que queremos demoler. Además, para la extracción de la zona demolida, se necesitan martillos neumáticos para desencajar los paralelepípedos formados.

En cuanto al uso de explosivos, resulta complicado controlar la propagación de las ondas sísmicas en el interior de la estructura, no cumpliendo por tanto con la ley de amortiguación de vibraciones.
Ejemplo de uso de explosivos en una galería
La principal preocupación es la posibilidad de exceso de vibraciones en la estructura de la presa durante la apertura de la galería que potencialmente puedan causar roturas y daños en la estructura de la presa y en los elementos especialmente sensibles. La limitación de los valores de vibración se establece de acuerdo con la norma DIN 4150 (ver Tabla).
Norma DIN 4150
Por ello, recomendamos el empleo de equipos de hidrodemolición para la extracción del hormigón en este tipo de trabajos gracias, no sólo a la NO transmisión de vibraciones, sino a los altos rendimientos que se alcanzan con esta técnica.


La hidrodemolición, como bien ya sabéis, es el método de eliminación de hormigón con agua a alta presión. Esta tecnología fue desarrollada por primera vez en Europa en la década de 1970 y desde entonces es un método ampliamente aceptado para la reparación del hormigón en toda Europa y América del Norte. Ya en el siglo XX se empezó a usar cañones de agua a alta presión para explotación de minas.
Empleo de chorro de agua a alta presión en la apertura de galerías mineras
Los parámetros empleados en la hidrodemolición, como son la presión, el caudal y la velocidad, se pueden variar dependiendo de las especificaciones requeridas. El chorro de agua a Alta Presión es la técnica que se utiliza normalmente para la extracción de grandes cantidades de hormigón, trabajando con una presión de 1.000 bar para la eliminación de hormigón en masa, y con caudales moderados o altos de agua para aplicaciones manuales o robotizados respectivamente, aunque para este tipo de trabajos de grandes volúmenes de extracción es más habitual el empleo de sistemas robotizados.
Apertura de hueco en muro de gravedad
En espacios reducidos donde no es posible emplear el robot convencional de hidrodemolición, se usan accesorios robotizados mediante bastidores que nos permiten el avance en la demolición de una forma totalmente controlada mediante mando a distancia, por lo que el operario no correrá peligro en ningún momento.


Cada proyecto es diferente, por lo que es necesario diseñar accesorios robotizados que se adapten a las condiciones requeridas en cada tipo de trabajo y sin provocar daños a la estructura.
Rescate de válvulas y tuberías aguas abajo

La técnica de Ultra Alta Presión utiliza mucha menos agua alcanzando presiones de hasta 3.000 bar y es empleada donde se necesita más precisión, realizándose una cirugía del hormigón. Sin embargo el rendimiento en la hidrodemolición es significativamente más bajo.

Avance de los trabajos hacia el escudo de la presa
Los rendimientos alcanzados con hidrodemolición están fuertemente vinculados al árido que compone el hormigón. Los áridos, al no ser elementos porosos, actúan como escudos frente al chorro puesto que no los corta como los otros métodos de demolición. Debido a esto, el chorro de agua siempre va a rodear el árido para buscar una salida, por lo que cuanto más granulometría tenga menor será el rendimiento. No obstante, los rendimientos suelen ser bastante altos, pudiendo hidrodemoler hasta hormigones graníticos de árido 100 o superior como se puede ver en la siguiente imagen.
Hormigón granítico extraído con hidrodemolición

Si quieres saber más de todas las aplicaciones que tiene esta técnica puedes encontrarlo en www.hidrodemolicion.es


Laura Llorente
Equipo de HIDRODEMOLICIÓN

No hay comentarios:

Publicar un comentario